Acciones ante la nueva realidad: ¿Cómo llevar un estilo de vida ante el rebrote de COVID-19?

Ha transcurrido un año desde que todo comenzó, las medidas preventivas y de contención se tomaron según las pautas de la OMS, aunado con las políticas de salud de cada país. Desde febrero hasta septiembre las reglas variaron en todo el mundo, observamos confinamiento radical y la reactivación económica gradual. Las expectativas eran que con el pasar de los días todo regresaría a la “normalidad”.


Quienes estamos en los hospitales pudimos observar una disminución significativa en la cantidad de casos. Sin embargo, ahora el aumento de contagios y muertes a nivel global es alarmante. Las cifras esta semana han ido subiendo, ya no es un virus del que deben cuidarse solo los mayores de 60 años. En España se registra en una región, el incremento de pacientes de 40 años en la unidad de cuidados intensivos. No obstante en otros países han fallecido familias enteras (incluyendo niños).


Ante este panorama el estilo de vida en diversos ámbitos debe ser reajustado. La salud en este caso es primordial, hablamos de salud emocional también. Los psicólogos y organizaciones como la UNICEF están alertando en el manejo de todo el contexto para que la pandemia no deje tantas huellas y repercuta significativamente en el desarrollo óptimo de los niños. Los adultos también comienzan a tener cuadros de ansiedad, miedo, ataques de pánico y depresión.


El inicio del plan de vacunación ya está calmando la ansiedad causada en los adultos mayores. El personal médico ha sido parcialmente atendido, se espera que en un corto plazo ya todos reciban la vacuna para poder estar más seguros en primera línea. Recordemos que es imperante preservar la salud de quienes están en el área COVID-19.


La nueva realidad o la nueva normalidad lleva a toda la población a establecer formas diferentes de vivir. En el caso de México sabemos que los niños aún permanecen en clases a distancia, las restricciones para el ingreso a diversos lugares comienza a implantarse en este momento. Los maestros están fomentando una campaña para el cambio de hábitos y prestan asesoría a los padres para que realicen actividades en donde los niños puedan alternar actividades de estudio y recreativas, en el contexto que se tiene.


Algunas zonas del país mantienen un porcentaje de actividad fuera de casa, otras siguen adaptándose al home office. Este es un estilo de vida que probablemente nos acompañe por unos meses más.


Lo recomendable es seguir con el cuidado, no bajar la guardia en cuanto al distanciamiento social y las demás medidas indicadas. Adaptarse emocionalmente también es importante, comunicarse con el personal médico en caso de padecer algún síntoma de ansiedad; diversas organizaciones están prestando asesoría psicológica de forma gratuita, cuidar las emociones es un punto clave para mantener el sistema inmunológico fuerte.


Nosotros seguimos en primera línea, necesitamos que la población se cuide también.


12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo